AUDIENCIA PÚBLICA DEL AGUA: AySA estableció un aumento del 32% en la tarifa de agua y cloacas

En la audiencia pública que se realizó el jueves 19 de mayo, la empresa pública Agua y Saneamientos Argentina (AySA) pidió un aumento del 32% en las tarifas de agua y cloacas, que se aplicará en dos cuotas: 20% a partir del primero de julio y 10% al inicio de octubre.

La audiencia pública se convocó para determinar el aumento del valor de la tarifa del agua en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) que se mantenía congelada desde mayo de 2019. La reunión se realizó de manera virtual y se transmitió por el canal de YouTube del Ministerio de Obras Públicas de la Nación. El primer expositor fue el secretario de Obras Públicas, Carlos Rodríguez, seguido por Malena Galmarini, titular de AySA. También participaron defensores de usuarios, intendentes, representantes de municipios, y particulares.

A diferencia de los servicios de gas y luz, que tuvieron aumentos mínimos en 2021, la tarifa de agua no sufrió ninguna modificación en los últimos tres años, en los que la inflación superó el 230%. Por esta razón, se estima que el aumento pautado quedará muy por debajo de la inflación de este año que, según consultores y economistas, se acercará al 65% o 70%.

En consecuencia, la titular de AySA, Malena Galmarini, sostuvo que el aumento es “simbólico” en comparación con el de las tarifas de la energía (que llegarán al 43% para la clase media) y aseguró que “los ingresos no alcanzan a cubrir la totalidad de los costos derivados de la prestación de los servicios”.


El servicio de AySA

AySA brinda servicios a más de 3,2 millones de hogares en la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano. La factura promedio mensual por el agua y la cloaca es de $ 312 con impuestos incluidos y en la empresa destacan que:


  • El 25% de los usuarios residenciales pagan la boleta mínima de $ 192 por mes y por servicio, inferior a 2 litros de gaseosa

  • Habrá unos 250.000 hogares con tarifa social -sobre un total de 3,5 millones de usuarios-, lo que requiere un presupuesto de $ 1000 millones

  • El 90% de los hogares abonan menos de $ 518, por lo que los servicios de agua y saneamiento son los más baratos entre todos los de red (gas natural, electricidad, televisión por cable, internet y telefonía móvil)

  • El 10% de los usuarios domiciliarios de mayor facturación (por viviendas de gran superficie en zonas de alto valor inmobiliario o con consumos muy elevados) pagan en promedio $ 858.


Con todo, luego de los aumentos de tarifas, la factura media pasará a $ 744,10 más impuestos desde julio, y a partir de octubre el promedio será de $ 818,60, sin los impuestos incluidos.



Déficit de las empresas públicas

El déficit de AySA está previsto en unos $ 137.000 millones para todo el 2022. El dinero para cubrir el rojo sale de la caja del Tesoro, ya que el Estado Nacional aporta subsidios para la operación de la firma.


Ocurre porque la empresa estatal espera contar con ingresos tarifarios por $ 33.633 millones, en tanto que los gastos se proyectan en $ 170.460 millones (entre los costos de operación por $ 96.756 millones y las inversiones en mejores y mantenimientos por $ 73.704 millones), según un documento que presentó la presidenta de AySA, Malena Galmarini, el 4 de marzo ante el Ente Regulador de Agua y Saneamientos (ERAS), que depende del Ministerio de Obras Públicas.


Así, las tarifas cubrirán apenas un 20% de los gastos y la compañía indicó que para sostener la ecuación económica y financiera, de ahora en adelante los aumentos deberían superar a la inflación.


Por caso, para borrar todo el déficit las tarifas deberían al menos quintuplicarse (incremento de 400%), estimó una fuente de la firma. Ese, dicen, no es el espíritu de AySA, en donde observan al agua como recurso estratégico y a la provisión del servicio como derecho humano, aunque sirve para graficar el retraso provocado por la alta y sostenida inflación.


Fuente: www.cronista.com


1 visualización0 comentarios